Evolución

Practicar en casa , buscando inspiración

abril 15, 2011

Etiquetas: , ,

¨Voy a practicar. Enciendo una vela y un incienso. Acomodo la esterilla de yoga de color violeta. Cierro la puerta. Respiro… Inhalo, exhalo, inhalo , exhalo, inhalo… mmm..   hace calor. Voy a poner el ventilador…   Vuelvo a la esterilla… inhalo, exhalo, inhalo… mmm , voy a recogerme el pelo, estaré mas cómodo.  De vuelta… inhalo, exhalo… ¡vaya! ¡¡ me olvidé de mandar ese correo!!!!  Mejor dejo la práctica para otro momento. ¨

Cuantas veces nos sentimos en una situación parecida. E incluso, la de veces que ni siquiera llegamos ni a acomodar la esterilla o sentarnos en ella, más ya encontramos la excusa perfecta mucho antes de llegar . Nos bastaron 5 metros de distancia para encontrar algo ¨mucho mejor que hacer e importante¨ que la de estar con nosotros mismos y trabajar en nuestro bienestar.

Que difícil es desarrollar una práctica constante y disciplinada sin el apoyo de una clase y un profesor. La mente juega al escondite , y parece como si de repente, justo en ese instante en el que nos disponiamos ha hacer yoga o meditar, aparece un instante de lucidez para recordarnos ¨lo importantísimo ¨que era:  ir a comprar leche , llamar a esa persona, mandar un correo,…  Y lo peor de todo es que lo hacemos con la convicción de que realmente debe ser. No es una excusa.  ¨ES IMPORTANTE¨

Nos autoengañamos una y otra vez con excusas de cosas por hacer o la mas común, fácil de justificar  :  NO TENGO TIEMPO.

¿Pero hasta cuando dura el engaño? Puede hasta que esos falsos intentos se repiten tanto que llega un momento en el que ya no tienes argumentos válidos para escapar o puede que siempre, hasta que deseas ver la realidad y hacer algo al respecto.

Como comentaba en un post anterior. ¿ es suficiente con tan solo ir a clase ? 

Seguramente es el primer y mas duro obstaculo para el practicante de yoga. Es el lugar, el primer filtro que pone a prueba que es el yoga para ti y hasta que punto quieres integrarlo en tu vida.

Creo haberme enfrentado a esto tantas veces como horas de yoga habré hecho, o quizás mas.  Cuantas veces me prometí horas ¨seguras¨de práctica en casa para luego caer en el olvido, para volver a prometer, para volver a olvidar.

Pero recientemente observé un modo de engañar a mi mente, jugar a su juego y llevarla a donde deseo. Todo llegó tras ese ¨Detox¨de ordenador en el que logré substituir horas perdidas frente a la pantalla por horas de estudio de yoga.

Observé, como otras tantas veces pero sin llevarlo a la práctica, que tras leer un libro de yoga sobre los beneficios de las posturas, una técnica de meditación, un libro,charla o video inspirador; instantáneamente nacía en mi el deseo de practicar. Precisamente era el momento en que hacía esas promesas, pero que posteriormente acaban siendo incumplidas con el paso del tiempo.

Entendí que en ese breve instante, mente y aspiración seguían la misma dirección.  Esa inspiración momentánea podía ser la clave para fomentar una buena práctica sin esfuerzo.  Tras cada lectura, estudio o charla, cuando naciera esa inspiración, inmediatamente debía ponerme a practicar bajo ese impulso.  10 – 15 – 30 mins… lo que durara ese estado. Cuando de nuevo la mente apareciera con mas fuerza, volver al estudio, al libro, para volver a sentir su impulso y volver de nuevo a practicar

Poco a poco, engañando así a la mente, sin dejarla divagar ni perderse por el camino, mi práctica fue aumentando creciendo en calidad y cantidad.

Ahora ya se donde encontrar la llave a la autodisciplina sin ser necesariamente un esfuerzo  y lucha constante. Aprovechar esa unión con la mente para que en ese preciso instante lo único que realmente quiera hacer sea exactamente eso.

¿cual es vuestro método?

Artículos relacionados:

0 likes

Author

Your email address will not be published.